Go Back

Pesto de Calabaza con Salvia & Tomillo

Un pesto aromático y nutritivo: el sabor dulce de la calabaza se combina perfectamente con salvia y tomillo. Fácil y delicioso!
Tiempo de preparación10 min
Tiempo de cocción30 min
Raciones: 4

Ingredientes

  • 300 g calabaza
  • 40 g de semillas de calabaza
  • 45 g de queso parmesano 30 g para el pesto y 15 g para decorar al final
  • 2 dientes de ajo
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • canela, pimienta y sal al gusto
  • 2 cucharadas/ puñados de hojas de salvia fresca
  • 1 cucharada de hojitas de tomillo fresco
  • 400 g de pasta (100 g por persona)

Opcional: Cebolla caramelizada

  • 1 cebolla roja
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • aceite de oliva

Elaboración paso a paso

  • Precalentamos el horno a 200 grados (calor arriba y abajo).
  • Pelamos y cortamos la calabaza en trozos. En un bol los mezclamos con aceite de oliva (aprox. 1 cucharada) y un poco de sal gruesa. Luego los metemos encima de una bandeja para hornear (cubierto con papel de horno) y los dejamos durante 20-30 minutos hasta que estén tiernos.
  • Mientras la calabaza se hace en el horno preparamos el resto de los ingredientes.
  • Empezamos con las semillas de calabaza: las tostamos en una sartén anti-adherente sin aceite, con el fuego alto hasta que desplieguen su aroma. No las dejes dorar, porque se vuelven amargas. Cuando estén tostadas, las volcamos en un recipiente en el que luego trituraremos el pesto (sea un bol estrecho y alto para usar una batidora de mano o en el robot de cocina).
  • Seguimos con la salvia: cortamos el ajo en trocitos (no deben ser muy pequeños porque luego se tritura todo). En la sartén en la que antes hemos tostado las semillas, ahora añadimos un poco (aprox. 1 cucharada) de aceite de oliva y la calentamos de nuevo. Añadimos primero las hojas de salvia y unos tres minutos después el ajo (ojo que no se queme). Lo freímos 3 minutitos más sólo para desplegar los aromas y para evitar un sabor a ajo demasiado dominante en el pesto. Echamos la salvia y el ajo al recipiente dónde ya están las semillas.
  • Para la cebolla caramelizada opcional: cortamos la cebolla en rodajas y la rehogamos a fuego medio hasta que esté blanda. Introducimos el azúcar moreno y rehogamos a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos.
  • Cuando faltan sólo unos minutos para la calabaza, preparamos la pasta: llenamos una olla con agua, sal y un chorrito de aceite. Cuando hierva añadimos la pasta y la dejamos hervir según la clase de pasta que usames.
  • Cuando la calabaza esté tierna, la sacamos y la introducimos en el recipiente dónde ya tenemos las semillas, la salvia y el ajo. Procuramos que se enfríe unos 5 minutos y luego introducimos los ingredientes restantes: el tomillo, el aceite, el zumo de limón, 30 g de queso parmesano, la canela, pimienta y si hace falta un poco de sal.
  • Trituramos todo bien y mezclamos 1 cucharada colmada para cada 100 g de pasta. Servimos los platos con el queso restante y la cebolla caramelizada.